Para que los niños coman de todo

                                              Para que los niños coman de todo

 

thumbnail_2.jpg

Hola Chic@s.

Hemos recibido esta estupenda foto de una de las seguidoras del blog y a mi hija y a mí nos ha encantado, pues de siempre en casa la alimentación ha sido cuestión primordial. Todos debemos comer de todo y variado. Y por desgracia cada día más, vemos a los niños comiendo, potitos a mansalva,  una dieta reducida a poca clase de alimentos y consumiendo menús infantiles en restaurantes que solo ofrecen pasta, hamburguesas, pizzas y nuggets. ¡Cómo si los niños no supieran/pudieran comer otra cosa!

En esta ocasión el artículo es una colaboración. Está escrito por mi hija. Se llama Nerea y es pedagoga, maestra, psicomotricista y madre con experiencia en el tema debido a su trabajo.

 

Para lograr que un niño coma de todo debemos de ser conscientes y constantes de algunas cosas desde que comience la etapa de la introducción de sólidos.

Este momento puede variar según el pediatra que nos guíe, el tipo de crianza que llevemos a cabo u otros factores. Lo que si es cierto y bajo mi punto de vista es que no es bueno retrasarlo mucho.

Actualmente se está hablando del método método Baby-led Weaning (BLW) o alimentación complementaria guiada por el bebé para la introducción de nuevos alimentos.

Otro día podemos hablar más ampliamente de ella, pero la nombro pues me parece interesante y siempre se pueden coger buenas ideas aunque no deseemos seguir el método tal cual.

Todos deseamos que nuestro niño/a coma bien. Pero no siempre es fácil. Es duro, es costoso, se necesita de paciencia y por qué no algo de conocimiento que podemos encontrar en libros, blogs y artículos. Pues en el entorno familiar surgen muchas voces, diferentes opiniones y a veces hasta juicios sobre nuestras actuaciones.

Nunca es fácil, y debemos hacer lo que el instinto de padres nos marque. Pero lo más importante es: LA CONSTANCIA, EL SENTIDO COMÚN Y EL BUEN EJEMPLO. 

Por supuesto, comer de todo no significa que al niño le vaya a gustar absolutamente todo. Pero sí un amplio abanico de alimentos de la pirámide nutricional.

Algunas cosas esenciales para empezar son:

-       Comer siempre que se pueda con ellos. Cara a cara. Que nos vean. La imitación es clave.

-       Dejarles tocar lo que van a comer. El tacto es la forma de exploración del niño. Sé que muchos familiares dirán que eso es jugar con la comida y que eso es de mala educación. Pero nada más lejos de la realidad. Pensad: ¿os comeríais a gusto y tranquilos algo que no sabéis que es, si os están tapando los ojos? Pues claro que no. Bien, pues un niño necesita recoger información por más sentidos, no solo por la vista. Tocar les da seguridad y conocimiento.

-       Presentarle todo tipo de alimentos y nunca en grandes cantidades. Platos asequibles, es decir. Que sepas que logrará comérselo.

-       Que coman lo mismo o más similar que se pueda a los adultos. No hacerles otra comida a parte.

-       Si no lo quiere, pasa al siguiente plato. Sí se puede insistir amablemente o motivando, pero nunca se fuerza. Importante: no se reemplaza lo que no le gusta por otra cosa que si le guste, pues le estamos enseñando que cada vez que haga eso, tendrá lo que desea y se irán reduciendo así las oportunidades de probar y ampliar su alimentación.

-       Podemos darle opciones para que elija: ¿natillas o yogurt? ¿manzana o pera? Etc… Pero si toca fruta, es fruta no bollo.

-       Siempre tener el frutero y el verdulero lleno y a su alcance. Que lo vea, que lo toque.

-       Aunque parezca que no tiene nada que ver, hay algo que nos puede ayudar. Jugar con texturas, dejar que se manche, jugar con arena, pintar con los dedos, etc. Asimilar texturas les ayuda a tolerar mejor las diferentes que se encuentran en los alimentos y que a veces rechazan por esto y no por el sabor.

-       Los purés y cremas están bien. Pero como para un adulto. ¿Te lo tomarías todos los días? Pues ellos tampoco. Y es que la mayoría piensa que así comen más o que comen de todo….. pero no es cierto. Así se enmascara el sabor de todo y no reconocen el sabor de cada alimento por separado. Esto puede provocar más tarde rechazo y dificultad a la hora de introducir los sólidos si se ha abusado del triturado, por lo que la alimentación comenzará a ser una ardua tarea.

COCINAR. Cocinar con ellos desde pequeños. Si no tienen edad, la mejor idea es ponerlos en la trona con nosotros en la cocina (en lugar seguro), que vean, que huelan, les vamos explicando y ofreciendo cosas para que toquen y huelan: un limón, sal, azúcar, etc lo que sea posible

-       de lo que esteis usando, una cuchara de madera, un trapo de cocina límpio, etc.

-       Y por supuestiiiiisiiiiimoooooooo NADA DE TELE, MÓBIL O JUGUETES EN LA MESA. No vamos a jugar, no es un espectáculo, no se distrae, se debe de dar cuenta de lo que está haciendo, debe ir aprendiendo a comer. Si no se descentran y como mucho y con suerte solo engullen.

Bueno, estas son algunas claves generales, por supuesto hay un sinfín de aspectos a tener en cuenta. Ideas que funcionan genial, métodos diferentes y consideraciones comportamentales a aplicar. Por lo que si os interesa otro día podemos continuar tratando el tema.

thumbnail_3.jpg
thumbnail_DSC01256.jpg
thumbnail_DSC01355.jpg
descarga.jpg
thumbnail_DSC01604.jpg

Espero vuestros comentarios, si os gusta podemos seguir hablando de este tema.