Garbanzos cocidos

Garbanzos cocidos    para congelar

 

Que decir de esta leguminosa (legumbre).

Dicen alimento de pobres.

Cuando en realidad es un alimento rico en proteínas almidón lípidos, ácido oleico y linoleico que son instaurados y carentes de colesterol y proporcionan un aporte de fibra y calorías. También nos aportan fósforo, magnesio, potasio y sodio.

Existen variedades de garbanzos en distintos países del mundo.

Seguramente los más conocidos para nosotros sean: Fardón, Puchero, Alcazaba, Bujeo, Pedrosillano, Lechoso, Blanco andaluz, o el de Fuentesauco.

 

Sea cual sea el que utilizamos lo podemos hacer en muy distintos platos típico como cocidos y potajes, callos, arroces y otros platos. En verano también lo podemos utilizar en ensaladas y seguir comiendo legumbres en todo el año.

Los solemos comprar en seco para hidratarlos y/o  en bote ya cocidos.

 

Mi propuesta de hoy es cocer garbanzos hidratandolos previamente y congelarlos en porciones fácilmente utilizables para nuestros platos ya sean ensaladas, Hummus, arroces o lo que se nos ocurra.

 

Ingredientes:

Garbanzos (la cantidad que tu quieras)

Agua (siempre que cubran los garbanzos)


Preparación:

Ponemos los garbanzos a remojo con agua caliente y dejamos hidratar durante doce horas mínimo, pasado este tiempo enjuagamos y ponemos agua en una olla (puede ser exprés)

El tiempo necesario que indique cada olla. Cuando el agua este caliente ponemos los garbanzos y tapamos la olla el tiempo que corresponda y listos.

Dejamos enfriar y con un poco del agua de cocción lo ponemos en recipientes aptos para congelar y listo.

Recomendaciones:

- Yo he puesto 500 gr en seco (aumenta bastante).

- Podemos poner sal al cocerlos.

- También los puedes cocer con zanahoria y puerro.

- Dejar enfriar antes de congelar.

- Poner las cantidades que utilicemos para cada receta.

- Una vez descongelado no nos debe sobrar.

- Se puede utilizar para ensaladas, Hummus, arroces, potajes y lo que se os ocurra.

- Cuando hay prisa te solucionan algunos platos.

- Recordar ponerlos con el agua o caldo de la cocción para congelarlos.

 

Cocina y Congela verás como te saca de un apuro.

Ya me lo contarás.